Nutricionista Especialista en Celiaquía

La celiaquía o enfermedad celíaca se caracteriza por la intolerancia permanente al gluten de trigo y prolaminas de otros cereales (avena, cebada y centeno). La patología puede provocar daños en la mucosa intestinal, atrofiando las vellosidades del intestino delgado, aunque termina afectando a todo el organismo.

La atrofia de la mucosa intestinal altera o disminuye la absorción de los nutrientes provocando mala absorción.

En Argentina 1 de cada 79 personas padecen enfermedad celíaca, aunque muchas de ellas no lo saben, ya que no han sido diagnosticadas correctamente.

Es muy común que transcurra mucho tiempo entre el inicio de los síntomas y el diagnóstico. Esto provoca que la enfermedad se prolongue en el tiempo generando complicaciones a largo plazo, como retardo del crecimiento, fracturas espontáneas, retraso de la pubertad, osteopenia, osteoporosis, problemas durante el embarazo, caries, y carencia de vitaminas, entre otros.
Por estas razones es fundamental llegar a un diagnóstico temprano y brindar un tratamiento eficaz a tiempo.

¿Cómo se presenta la enfermedad?

Los síntomas varían según la edad de presentación: pueden aparecer muy pocos síntomas o presentar una clínica muy severas.

Forma típica (sintomática o clásica ): Es la forma más frecuente en niños. Pueden presentar diarrea crónica y mal absorción de nutrientes.

Forma atípica (monosintomática o subclínica): Es la forma más frecuente, con síntomas no comunes. El comienzo suele ser más tardío y los síntomas leves e intermitentes (aparecen y desaparecen). La diarrea puede estar o no presente. Puede manifestarse con anemia (con bajo hierro), baja talla en niños, alteraciones del esmalte dentario y aftas recurrentes. Otros síntomas: retardo en la pubertad , trastornos ginecológicos, trastornos de conducta, falta de apetito, debilidad o fatiga, infertilidad, osteopenia.

¿Y la intolerancia al gluten no celíaca?

Este trastorno se presenta hasta en el 10% de la población. Son personas que presentan molestias gastrointestinales, distensión abdominal y ocasionalmente diarreas o constipación, asociado al consumo de gluten.
Una vez descartado el diagnóstico de enfermedad celíaca, se elabora un plan alimentario sin gluten que permite evitar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Tratamiento Integral de la Enfermedad Celíaca y de la Intolerancia al Gluten:

En Nutriser trabajamos en equipo: Médico Nutriólogo y Lic. en Nutrición para abordar en forma integral al paciente con celiaquía.

Te contamos en qué consiste el tratamiento:

  1. En primer lugar debe llegarse a un diagnóstico temprano y certero: se realizan estudios de sangre (para valorar anticuerpos y estado nutricional actual) y en ocasiones deben pedirse estudios endoscópicos.
  2. Se realiza una valoración antropométrica y un estudio de composición corporal: para valorar los parámetros de peso, altura y componentes del cuerpo: masa grasa y masa muscular. De esta forma se identifica la pérdida de masa muscular y si existe bajo peso o baja estatura.
  3. También realizamos una valoración de la conducta alimentaria y una anamnesis nutricional: para identificar si la persona está incorporando los nutrientes necesarios, y detectar deficiencias o excesos.
  4. Se realiza plan alimentario personalizado (Dieta Libre de Gluten), que aporte los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios. Se tienen en cuenta el estilo de vida, hábitos y preferencias de alimentación y necesidad de bajar o subir de peso.
  5. Se trabaja con el paciente sobre re-educación alimentaria, y que cuidados debe tener en casa y fuera de casa para evitar contaminaciones cruzadas.
  6. Si el paciente lo requiere se indica medicación y suplementación específica.
  7. Posteriormente, una vez que desaparecen los síntomas, se realiza seguimiento y evaluación del cumplimento del plan, además de reforzar la educación alimentaria.

Con el cumplimiento del tratamiento en la mayoría de los pacientes adultos se consigue una notable mejoría de los síntomas a partir de las 2 semanas.
En el caso de los niños cuando la enfermedad celíaca se diagnostica tempranamente, la introducción de la dieta libre de gluten, promueve la rápida recuperación de la tasa de crecimiento, permitiendo que el niño alcance su potencial normal antes de los 12 meses. Es decir que el niño alcanza su altura y peso normal según percentilo en ese período.