Una estrategia imperdible para lograr reducir la porción sin pasar hambre

Una vez que tenemos un plato de comida delante generalmente lo terminamos.

Comemos en promedio, un 92% de cualquier porción que nos sirvan.

La relación es directa: mayor porción más comemos, independientemente del tipo de alimentos y del momento en que comimos por última vez. Tendemos a comer cualquier alimento que está a nuestra vista o al alcance del brazo y necesitamos un gran esfuerzo para interrumpir la ingesta si tenemos comida delante.

El auto-control es un recurso limitado que se reduce mucho si estamos agotados o estresados. Una vez que iniciamos la ingesta lo más probable es que terminemos el plato.

Veamos algunas recomendaciones para evitar la ingesta excesiva:

    • No cocinar en exceso: si sobra guardar inmediatamente en la heladera o freezer.

    • Seleccionar comidas que sean unidades, sobre todo cuando compremos alimentos tentadores. Es convenientes elegir porciones individuales. Por ejemplo: chocolates de 25 gr o un helado de 1 bocha (consumido en la heladería).

    • Servirse la porción justa de alimentos en el plato y no llevar los paquetes a la mesa.

    •  Utilizar el plato de postre como medida de la porción.

 

Otros artículos que les recomendamos:

Etiquetas:

Alimentacion alimentación saludable hábitos alimentarios porción justa

Comparte en las redes:


Relacionado:

Salud
¿Es cierto que no desayunar engorda?

El desayuno es la comida con la cual interrumpimos el ayuno nocturno. Justamente el término significa eso: des-ayuno, salir del ayuno. Cuando nos despertamos el cuerpo está esperando que ingrese energía, vitaminas y minerales. Si no le entregamos lo que  … Leer más