¿Es cierto que no desayunar engorda?

El desayuno es la comida con la cual interrumpimos el ayuno nocturno. Justamente el término significa eso: des-ayuno, salir del ayuno. Cuando nos despertamos el cuerpo está esperando que ingrese energía, vitaminas y minerales. Si no le entregamos lo que necesita activará mecanismos de ahorro y nos volverá proclives a comer más durante todo el día.

No desayunar afecta la saciedad y favorece el hábito de picotear.

Muchas personas no desayunan porque no sienten hambre por la mañana. La costumbre de no desayunar perpetúa este círculo vicioso, van a sentir mayor hambre en la segunda mitad del día, por lo tanto comerán más y al levantarse no tendrán ganas de comer.

¿Cómo incorporar el hábito del desayuno si no estamos acostumbrados?

 

  • Es difícil incorporar el hábito de desayunar de un día para el otro, podemos hacerlo progresivamente, aumentando paulatinamente la cantidad, hasta que el organismo se comienza a sentir hambre a esa hora. Simultáneamente debe reducirse la ingesta de la segunda mitad del día y sobre todo la de las últimas horas del día.

 

  • Es conveniente que pase al menos una hora después de la cena para acostarse a dormir.

 

  • Podemos usar alguna alarma (del celular o reloj) para no olvidarnos de hacer las comidas.

 

  •  Si pasamos por alto una comida no debemos comer mayor cantidad en la siguiente. No es válido comer mucho en la cena por el hecho de no haber almorzado. En todo caso, en estas oportunidades es conveniente comer algún alimento poco calórico antes de la cena para mitigar el hambre, acompañar la comida con un plato abundante de verduras y tomar mucho líquido.

Otros artículos que te recomendamos: