¿QUÉ EFECTOS METABÓLICOS TIENE LO QUE COMEMOS?

Dependiendo de la composición de nutrientes que contiene el alimento, los aditivos que pueda contener y el tipo de procesamiento existe un efecto metabólico-hormonal sobre el organismo que incide directamente en la posibilidad que tiene lo que comemos de generar más grasa o no en el tejido adiposo.

 

No es la grasa del alimento que comemos la que se acumula en forma directa, sino el efecto que tiene el alimento de permitir su acumulación. Podemos comer un alimento con mucha grasa que sin embargo no va a ir a parar al depósito de grasa corporal- Por el contrario, un alimento puede contener poca o ninguna grasa y sin embargo generar que el organismo acumule más o no suelte la que tiene depositada. Es un concepto difícil de entender en un principio, pero vamos a explicarlo

El aspecto más importante al analizar el efecto de un alimento es como repercute en la secreción de insulina, la insulina es una hormona engordante, es la que dirige todo el proceso de acumulación.

 

Cada vez que comemos aumenta la secreción de insulina. Sin embargo, la ingesta de algunos alimentos la aumenta más. ¿Cuáles son? Aquellos con un alto contenido en carbohidratos y especialmente aquellos que se digieren muy rápidamente, generan un pico de glucosa en sangre. Alimentos que se denominan de alta carga glucémica. No siempre son dulces. Es importante aclararlo. Un plato de arroz tiene una alta carga glucémica y no es dulce. Depende también del procesamiento, por ej una papa hervida entera y fría no genera tanta glucosa como un puré. De igual modo un jugo de naranja eleva más la glucosa, tiene más Carga Glucémica que la fruta entera. Ni hablar si lo procesamos más aun, y le metemos azúcar y lo empaquetamos.

 

Y ¿Cuál es el problema, la consecuencia de esta secreción?

La insulina tiene dos efectos anabólicos o “engordantes”:

  1. Interrumpe la liberación de ácidos grasos que van a la sangre y pueden ser utilizados, oxidados o como popularmente se dice  “se queman”. Es decir, la insulina le cierra la puerta de salida a las grasas, les impide salir y las mantiene encerradas. Pero ese no es el único efecto,
  2. El segundo efecto es aumentar la generación de grasa: guardar ácidos grasos y sintetizar triglicéridos en el tejido adiposo. Empuja a la grasa para que sea acumulada. Le abre la puerta de entrada

Le cierra la puerta de salida, le abre la puerta de entrada y los empuja, resumiendo, aumenta la cantidad de grasa en el tejido adiposo y , los alimentos que generan este efecto NO son las grasas.

Cuando la ingesta de alimentos ricos en carbohidratos es continua la insulina permanece elevada y los depósitos de grasa quedan protegidos. Esto no se relaciona con el aporte calórico del alimento.

Comidas muy bajas en calorías, como por ejemplo medio turrón, pueden estimular mayor secreción de insulina que alimentos de alto valor calórico, como las nueces.

 

¿Qué sucede con los edulcorantes, los jugos light y gasesosas cero?

Es cierto no contienen calorías. Sin embargo, eso no implica que no tengan efectos en el organismo. Existe una gran cantidad de productos que contienen edulcorantes: jugos, aguas saborizadas, gaseosas, yogures, postres, chicles, caramelos, agregados al mate, al café e infusiones. Los edulcorantes tienen múltiples efectos perjudiciales descubiertos recientemente que pueden dificultar el descenso:

1- Alteran la flora intestinal s: proliferan bacterias que absorben más energía de los alimentos
2. Activan receptores del sabor dulce. Esto aumentan la secreción de insulina
3. Generan habituación a los alimentos dulces:
4. Producen un desacoplamiento sabor /energía: El organismo espera recibir un alimento energético porque se activó un receptor de sabor dulce. Sin embargo, no concuerda con lo que ingresa. Esto produce una compensación posterior, el organismo pide lo que se le prometió.

INSULINORESISTENCIA

Vamos a ver ahora cómo se genera la insulinoresistencia, directamente asociada a la acumulación de grasa a nivel abdominaL:

La insulinoresistencia se va gestando en la medida en que aumenta la cantidad de grasa abdominal, producida por:
1. La ingesta excesiva y frecuente de alimentos ricos en carbohidratos, de alta carga glucémica.
2. La ausencia de períodos adecuados de abstinencia alimentaria: cada vez que comemos se secreta la hormona. El picoteo constante mantiene la insulina en niveles elevados.
3. El procesamiento del alimento: a mayor proceso, mayor secreción de insulina.
4. El horario de las comidas: la ingesta más abundante en horario vespertino empeora la situación.

La resistencia a la insulina se asocia frecuentemente a la obesidad. Además predice la aparición de la diabetes tipo 2 y otros problemas de salud.
Todos estos factores generan una secreción elevada y permanente de insulina, sin períodos adecuados de descenso. Cuando el organismo se ve sometido continuamente a los efectos de esta hormona desarrolla resistencia a la acción en los receptores. Esto se produce en forma progresiva.
Cuando la insulina no tiene suficiente efecto sobre su receptor, el páncreas está obligado a secretar más. Y cuanto más altos son los niveles de insulina, mayor es la resistencia y así sucesivamente. Cuánto más tiempo dura el ciclo el problema va empeorando y es más difícil retroceder.

Etiquetas:

bajar de peso Saciedad

Comparte en las redes:


Relacionado:

Salud
ESTRATEGIAS PARA LOGRAR SACIEDAD

Las 10 mejores estrategias para lograr más saciedad   Una comida integrada por una combinación adecuada de alimentos puede brindarnos saciedad por varias horas si ponemos en práctica estas recomendaciones: Aumentar la saciedad cognitiva: visualizar la totalidad del plato que  … Leer más